Limay Medio Fly Shop

Lago Nahuel Huapi

Area estimada: 557 Km2.

Largo máximo: 75 Km.

Ancho máximo: 9,65 Km.

Profundiad máxima: 454 mts.

Accesos desde la costa.

Empezando desde la boca del Río Limay por la ruta N° 237 hacia la ciudad de S. C. de Bariloche, el primer pesquero interesante que encontramos es la desembocadura del  Río Ñirihuau. Se trata de una boca bastante impactada por la gran cantidad de pescadores que acuden a ella, debido a su cercanía. Esta alteración no la torna precisamente productiva, aunque es de destacar que cada tanto se realizan en ella excelentes capturas tanto de truchas Arco Iris como de truchas Marrones.

Hacia la margen izquierda nos encontramos con una gran bahía de costa de piedra bocha y guijarros de pendiente pronunciada, que tiene como punto de referencia una maderera. Se trata de un muy buen pesquero para los aficcionados al spinning, siendo los mejores momentos cuando se halla azotada por fuertes vientos del sector Oeste, que en esta zona pegan bien de frente. Esto torna muy recomendable el equipo de spinning mediano, y tanto la bahía como la desembocadura rinden mejor a principio de temporada.

Siguiendo la ruta, entramos dentro del ejido urbano de la ciudad de S. C. de Bariloche. Aquí, si bien no contamos con pesqueros de excepción, disponemos de sectores más que interesantes teniendo en cuenta la accesibilidad y la cercanía. Ejemplos clásicos son, el pedrero que se ubica detrás de la estación de ferrocarril, la bahía de la margen derecha de la desembocadura del Río Ñireco y los pedregales del Km. 4. Este último por la conformación de su costa resulta muy apto en días calmos, para la modalidad del Fly Casting con equipos livianos (N° 4 ó N° 5), con posiblidades fundamentalmente de cobrar Arco Iris de buenos portes.

Siguiendo por Av. Bustillo, llegamos a Playa Bonita en el kilómetro 7,5, donde a partir del club de windsurf, a mano izquierda, se abre una bahía más que interesante. Incluso, pasando lo álamos, descrubriremos un pedrero muy apto para pesca con mosca y que nos sorprenderá por la soledad y la belleza hallable tan cerca de la ciudad. Si a partir de allí, caminamos por la costa, tras 2 km. de marcha, llegaremos a Puerto Moreno, sector conocido por estar al reparo de los vientos predominantes de la zona, provenientes del cuadrante Oeste.

Una vez en el km. 20, hallamos la entrada de la Península de San Pedro. Este pesquero se encuentra dominado por una enorme piedra con un veril abruptísimo que constituye un imán para muchos aficionados al spinning. Si bien el pesquero no tiene un rendimiento parejo, cada tanto se dan grandes capturas, sobre todo de trucha Marrón. Mucho más divertida, es la bahía que se extiende a su derecha, la cual sólo es posible de pescarse con mosca a finales de temporada, con la disminución del nivel del lago. Aquí las capturas más corrientes son Arco Iris.

A la altura del km. 23 llegamos a uno de los pesqueros más tradicionales de la zona, la llamada Piedra de Galeani. Este pesquero reúne características muy similares al anterior aunque convoca una mayor cantidad de aficionados. Siguiendo por Circuito Chico, a partir de Puerto Pañuelos, tras 3 km. de marcha, parte un camino de tierra que tras mil metros nos lleva a Bahía Tacul, donde las posibilidades de capturar Arco Iris de buen porte son muy significativas. El único problema, es, que por tratarse de un lugar tan bello, con los primeros calores, la acción de los campamentistas disminuye las posibilidades de pesca.

Sin desviarnos por el camino de tierra antes nombrado, tras pocos kilómetros llegamos al Arroyo Angostura, que tras breves 150 mts., une el Lago Perito Moreno con el Nahuel Huapi. La boca con este último espejo, se encuentra tapizada de grandes troncos que dificultan las acción del pescador y sirven de acecho y refugio a las truchas. Se trata de un buen pesquero con buenas posibilidades de grandes portes, aunque sólo rinde a principios y final de temporada, por tratarse de un lugar muy concurrido en verano y porque el arroyo sirve de conexión natural a las embarcaciones entre ambos lagos.

Accesos desde embarcaciones.

Si disponemos de una embarcación o podemos acceder a la posibilidad de un guía que la posea, muestras chances de pesca aumentarán enormemente.

Uno de los pesqueros clásicos es la parte exterior de la península de San Pedro, aunque la cercanía lo torna bastante concurrida. Se caracteriza por sus abundantes pedregales y la considerable hondura a muy escasos metros de la costa. La isla Huemul, tiene como característica, la posibilidad de contar con una diversa cantidad de accidentes costeros, y poder ubicarnos, según el viento, en la franja reparada correspondiente. Existen abundantes puntos para probar en spinning desde tierra, no así con mosca, donde la profusa vegetación que cubre las costas impide los lanzamientos.

Otros pesqueros recomendables son los aledaños de la isla Centinela, hallable a la entrada del brazo Blest (en ella descansan los restos de Don Francisco P. Moreno) y las isalas de los Troncos Fósiles, ubicadas a la margen izquierda de la Isla Victoria. A mitad del camino de ambos pesqueros, ubicamos tal vez el más rendidor de ellos, la desembocadura del Arroyo Millaqueo, el cual tiene un radio de 200 mts., es exclusiva para la pesca con mosca y anzuelo sin rebaba. Este nace de la Laguna Huahuanhue y se caracteriza en su desembocadura, por la excelente población de Fontinalis, además de congregar abundantes Arco Iris y Marrones, que pueden llegar a los 4 ó 5 Kgs..

Un detalle muy importante a tener en cuenta, para llegar a estos pesqueros de una sola pieza y evitar reisgos innecesarios, es sólo partir con augurio de buen tiempo, ya que la intersección del lago con los brazos Blest y Tristeza, pueden tornarse verdaderamente peligrosa en condiciones adversas (los lugareños llaman a este sector “La Coctelera”). En general, se impone salir a la mañana temprano, en condiciones de calma, para en el caso de volver con viento, éste nos tome de popa. Otros pesqueros son, la desembocadura de los arroyos Frey y Anasagasti, bien al fondo del brazo Tristeza, que se caracteriza por poseer una costa con juncales apta la práctica del Fly Cast, además de ser la misma, muy reparada de los vientos.

Una posibilidad para aquellos que no posean una embarcación, es partir en catamarán desde Puerto Pañuelo hasta Puerto Blest, con estadía en la hostería del mismo nombre. Esto nos permite, aparte de conocer las bellezas naturales del sector, realizar una excelente pesca en el extremo Oeste del brazo Blest, donde la existencia de nutridos juncales resulta de atracción para la fauna íctica. Las capturas más frecuentes son de Arco Iris y Fontinalis con posibilidades de portes superiores a los 4 Kgs..

Otros pesqueros pertenecientes a la costa enfrente a la ciudad, son la Isla de los Víveres, la Escuelita, el área de influencia del Arroyo Castilla y la parte exterior del brazo Huemul. Se trata de pesqueros ideales para la práctica de spinning o trolling, lanzando intermitentemente a la costa desde la embarcación. Existen, sin embargo, pocas áreas para el Fly Cast, las cuales son puntos aislados entre grandes farallones de roca de gran hondura y que presentan buenas chances de capturas interesantes.

Técnicas de pesca y equipamiento.

Fly Cast:

Debido a su gran tamaño y la influencia de los vientos predominantes, el equipo de mosca ideal tanto para la práctica de costa como desde embarcación, es uno N° 6 ó 7, de 8,5 a 9 pies de longitud, reel con no menos de 100 yardas de reserva y shooting de hundimiento moderado o rápido (entre II y IV). Con el uso de estos equipos, las moscas más rendidoras son, Woolly Buggers, Matuka, Rabbit o Marabou y Marabou Muddler en tonos oscuros, atadas en anzuelos N° 2 al N° 8. En sectores costeros más protegidos, que requieran menor distancia en el lanzamiento o en ausencia de vientos, son muy factibles de utilizar equipos entre N° 4 y N° 5, los cuales nos aseguran con peces de hasta 2 Kgs., una gran diversión. Con el uso de estos equipos, lo ideal, es la utilización de una línea Floating o una Full Sinking de hundimiento lento (II), steamers N° 8 al N° 10 y pequeñas secas, emergers o ninfas atadas en anzuelos N° 10 al N°16.

Spinning:

El equipo de spinning ideal es el denominado mediano, formado por una caña apta para lanzar hasta 25 gr. de 2 mts. a 2,40 mts. de largo y un reel frontal con capacidad de 150 mts. de nylon 0,25 o 0,28 mm.. Con artificiales son muy recomendables grandes cucharas ondulantes o jigs de marabou entre los 15 y 28 grs.. También es muy rendidor el uso de buldo y moscas atractoras o impresionista como es el caso de la Bitch Creek, Leonis Barbarus, Woolly Buggers o Black Leech atadas en anzuelos N° 4 al N° 10. Sectores más reparados son los más indicados para la práctica con equipos livianos o ultralivianos siendo los artificiales más rendidores: señuelos articulados y de cuerpo fijo de entre 5 y 10 cm., jigs pequeños y voladoras entre N° 0 y N° 3 (se recomienda muy especialmente el modelo Black Fury o Aglia de Mepps).

Fuente: Guía de Pesca Andino Patagónica
Autores: Escrito por Diego Flores.
www.diegoflores.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>