Limay Medio Fly Shop

Río Aluminé


Nace en el Lago Aluminé y tras un extenso recorrido, se une al Río Chimehuin para formar el Río Collón Cura. Se trata de un curso de generoso tamaño, que recibe el aporte de numerosos ríos de gran importancia deportiva, entre los que se encuentan el Pulmari, el Ruca Chororoi, el Quillen y el Malleo. Su largo recorrido y la variante conformación del entorno que recorre, hace imposible abordarlo como una misma unidad, por lo que para un más detallado análisis conviene dividirlo en tres secciones: Aluminé superior, Aluminé medio y Aluminé inferior.

Aluminé superior: (aproximadamente 20 Kms.). Es el tramo que se comprende entre el Lago Aluminé y su unión con el Río Pulmari. La boca del Aluminé, a grandes rasgos, tiene forma de embudo, cuenta con algo de vegetación acuática (juncos) donde comienza la succión en el lago y su ancho es de aproximadamente 30 mts.. Aunque suelen verse peces de gran tamaño, sobre todo Arco Iris provenientes del lago, las descripciones de los pescadores de la zona no la ubican como un pesquero rendidor, sino más bien todo lo contrario, agregándosele a ello el echo de estar fuertemente expuesta a los vientos predominantes de la zona.

Aproximadamente a 2 Kms. de la boca, el río entra en un cañón y sus característicias cambian completamente. En este tramo, el río presenta una pendiente muy pronunciada, con profusión de correderas y un fondo compuesto por grandes guijarrros y piedras de hasta el tamaño de un furgón. Esta característica lo torna muy incómodo y riesgoso para vadear, así como conviene aclarar, la imposibilidad de flotar esta parte del río, por lo menos con fines piscatorios.

La vegetación ribereña es escasa, dominando fundamentalmente un paisaje típico de estepa donde enormes araucarias imponen su tinte característico. El río en este sector es poco productivo, con muy escasa vegetación acuática y se encuentra poblado fundamentalmente por pequeñas Arco Iris de entre 300 grs. y 600 grs., con posibilidades de cobrar peces de poco más de 1 Kg.. El acceso a esa parte del río, tras 20 Kms. de marcha desde la ciudad de Aluminé, se da a través de la ruta Provincial N° 23. Este camino que bordea el río por su margen derecha, es de ripio en buen estado de conservación y cuenta con accesos cómodos y numerosos.

Aluminé medio: (aproximadamente 35 Kms.). Es el tramo que comprende entre la confluencia del Río Pulmari y la confluencia del Río Quillen. El aumento del volumen de agua aportado por los afluentes de este tramo y la disminución de la pendiente, transforman a este sector en bastante distinto al anterior. La proporción de pools aumenta, teniendo éstos hacia el final de este tramo, más volumen y profundidad. El tamaño de los guijarros disminuye y se homegenizan, pero empiezan a aparecer grandes peñones rocosos de característicos de este río acompañados en general de pozones profundísimos. El río se torna mucho más fácil de vadear y la posibilidad de una flotada de un par de días se transforma en una opción muy excitante.

La vegetación ribereña, representada fundamentalmente por sauces, aumenta, a la vez que las araucarias del entorno se tornan cada vez más escasas. Los numerosos sauces de la orilla, aparte de estorbar a los pescadores, aportan numerosa materia orgánica, proveyendo refugio y cubierta tanto a pequeños invertebrados acuáticos como a las truchas. La coloración del río se torna de un leve verde lechoso, fundamentalmente por el aporte de materia fina en suspensión de los arroyos que en él desagotan. Cabe aclarar que tanto este tramo como el inferior, se tornan totalmente impescables tras fuertes precipitaciones, debiendose dejar pasar por lo menos tres o cuatro días, hasta que el agua se aclare y podamos reiniciar nuestros intentos.

Los peces son muy numerosos, con su tamaño que oscila ente los 300 grs. y 1,5 Kgs., aunque las posibilidades de cobrar peces de más de 2 Kgs., sobre todo Marrones, son muy buenas. Si nuestra intención es pescar este sector, lo ideal es hospedarse en la ciudad de Aluminé y acceder a los distintos pesqueros a través de la ruta Provincial N° 23. Como en el tramo anterior los accesos son numerosos con la diferencia de que el camino orilla el río por el sector izquierdo.

Aluminé inferior: (aproximadamente 95 Kms.). Es el tramo que comprende entre la confluencia del Río Quillen y su unión con el Río Chimehuin. El aporte de los restantes afluentes y una innumerable cantidad de pequeños arroyos, lo terminan por definir como un río de grandes dimensiones. Los pozones y los pools se tornan cada vez más extensos y profundos, el tinte del  agua se oscurece aún un poco más y el cauce se ensancha significativamente.

Este tramo, para un mejor análisis, es conveniente dividirlo en tres secciones:

1. Desde Quillen hasta el puente que lleva a Pilo Lil (33 Kms.).

2. Desde el puente de Pilo Lil hasta el puente de Rinconada (55 Kms.).

3. Desde el puente de Rinconada hasta la confluencia con el Río Chimehuin (7 Kms.).

1. Este tramo es accesible desde costa, pero con cierta dificultad y no en todos los puntos del río. Esto se debe a las abundantes zonas encajonadas y a que la ruta se aleja permanentemente. Como contrapartida, cabe aclarar que la calidad y la cantidad de las capturas aumenta, debido a la menor presión de pesca, por lo que este tramo puede representar grandes satisfacciones a aquellos aficionados con algo de experiencia, que quieran experimentar en él. Este tramo se accede por la ruta Provincial N° 23, ya sea desde la ciudad de Aluminé distante 25 Kms., o desde Junín de los Andes tras 48 Kms. de marcha.

2. Esta segunda sección es totalmente inaccesible en automóvil, siendo necesario el uso de caballos o aún mejor, balsas, a excepción del acceso citado para Río Malleo Abajo en San Ignacio, y que abarca aproximadamente 3 Kms. del Río Aluminé. La extrema inaccesibilidad de este tramo y la escasa presión de pesca, lo tornan en un punto de excepción, tanto nacional como internacional. Flotadas en este sector aseguran a un aficcionado, con cierta experiencia, cobrar hasta treinta o cuarenta piezas, tanto de Arco Iris como Marrones de portes entre 1,5 Kgs. y 2,5 Kgs., siendo hasta cierto modo frecuente la captura de truchas de 3 Kgs. ó 4 Kgs., sobre todo si se utiliza el equipamiento específico que ésta demandan. Abundan los guías especializados que venden paquetes que incluyen esta zona, y como vimos, es tal la calidad de la pesca, que ellos mismos llaman a este tramo “la factoría de peces”.

3. Este tramo, por ser fácilmente accesible desde tierra y por la nutrida concurrencia de pescadores y “abusos” que presenta, es la contracara del anterior, es por ello que no son muy recomendables los intentos aquí y en caso de pescarlo, lo ideal es dirigirse río arriba, ya que la menor presión de pesca favorece mejores posibilidades. La manera más eficiente de llegar a este sector, es por la ruta Nacional N° 234, totalmente asfaltada, que tras aproximadamente 30 Kms., nos deja en el puente de la Rinconada.

Técnicas de pesca y equipamiento.

Fly Cast:

Este río, aún siendo un curso de gran tamaño, cuenta con la posibilidad de utilizar una amplia gama de equipos y  técnicas, al contrario de otros cursos grandes como el Collón Cura y el Limay que en este sentido limitan al pescador. El equipo ideal, se trata de una caña  de acción rápida para líneas N° 5 ó N° 6, de 8,5 a 9 pies de longitud. Las líneas más indicadas son una Floating para la práctica con ninfas o secas y un Shooting de hundimiento rápido (III ó IV), o una Teeny Line 130 ó 200, para probar con streamers en los sectores más profundos, que en general albergan gandes ejemplares. A su vez, a final de temporada, sobre todo en el sector medio, son posibles de utilizar equipos livianos para líneas N° 2 ó N° 3. Entre las moscas más rendidoras para la pesca con ninfas encontramos, la Montana Stone, Black Stone y Bitch Creek atadas en anzuelos N° 8 al N° 12, y en el caso de streamers, son muy recomendables Woolly Buggers y Marabou Muddlers atadas en anzuelos N° 4 al N° 8. Por nada del mundo, olvidar imitaciones de “gusanito del sauce” atadas en anzuelos N° 12 al N° 16.

Spinning:

Los equipos más recomendables son el liviano y el ultraliviano, y como artificiales, cucharas ondulantes de hasta 20 grs., voladoras entre N° 1 y N° 3, pequeños señuelos y muy especialmente moscones de pluma de marabou en tonos oscuros.

Fuente: Guía de Pesca Andino Patagónica
Autores: Escrito por Diego Flores.
www.diegoflores.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *