Limay Medio Fly Shop

Río Traful

Se trata de uno de los cursos de conformación más exquisita de nuestra Patagonia, lo que junto al hecho de poseer entre sus habitantes al Salmo Salar Sebago (Salmón Encerrado) lo ha proyectado entre los ríos argentinos de mayor renombre internacional. Nace en el Lago Traful y tras un corto recorrido, desagua en el embalse Alicura, el cual ocupa según su nivel entre 1 Km. y 4 Km. de lo que era su curso original.

Se caracteriza por ser un río de mediano tamaño, con un ancho que oscila entre 5 mts. y 18 mts., con una pendiente bastante apreciable y una conformación en la que prevalecen fuertes rápidos y correderas matizadas por pools o pozones espectaculares. Su lecho es rocoso, prevaleciendo guijarros de mediano tamaño y sus aguas son extremadamente transparentes. Es de destacar, sin embargo, que aunque posee un lago en su cabecera, es susceptible a enturbiarse con precipitaciones, debido al aporte de sedimentos de sus dos principales afluentes: el Río Minero y el Arroyo Cuyín Manzano.

Las costas en general, se encuentran pobladas de densa vegetación y en varios sectores, por correr encajonado, o por ser el curso interrumpido por grandes peñascos, se torna dificultoso el transitarlo. La espectacularidad escénica del valle por el que fluye el curso, no hace más que acrecentar la mística de este río, dada por la presencia inmaterial de grandes pescadores nacionales y extranjeros que vivieron las bondades de este río, en sus épocas de oro. Entre ellos podemos nombrar a Joe Brooks, José Evaristo Anchorena y Jorge Donovan entre otros, quienes se encargaron de inmortalizar sus epoeyas pesqueras en gran número de publicaciones periodísticas, ocurridas en espectaculares sectores tales como “El Chorro”, el “Horse Shoe Pool”, el pool del “Campamento” y otros.

A la parte pública del río, se puede accceder desde Villa Traful, como también desde S. C. de Bariloche. En el primer caso, son 24 Kms. por la ruta Provincial N° 65. Mientras que en el segundo, son 64 Kms. por la ruta Nacional N° 237 hasta Confluencia. Sin cruzar el puente, se puede tomar por la ruta Provincial N° 65 que nos lleva hasta Villa Traful. La otra opción, es cruzar el puente y acceder a los distintos pesqueros por la ruta Provincial N° 63 (Paso Córdoba).

El Traful en su gran mayoría, corre en manos privadas, por lo que el sector público queda relegado a los últimos 7 Kms., donde la ruta pasa muy cerca del río y no se necesita transponer propiedad privada para su ingreso.

Con respecto a la existencia del Salmo Salar Sebago, conviene hacer un breve desarrollo histórico, ya que este es el único río de la región donde el Salmón Encerrado no solo subsistió, sino que se adaptó en forma significativa. Las primeras ovas fueron introducidas en Traful entre 1903 y 1908 y a partir de 1914 se tenía evidencia de que los repoductores de esta especie ya desovaban en este curso.

Por décadas, las únicas especies en este río, fueron el Salmón Encerrado y la Trucha de Arroyo hasta que en 1937 se capturó el primer ejemplar de trucha Marrón. Después de ello, se produjo una sucesión donde las especies dominantes son la trucha Arco Iris y la trucha Marrón, muy especialmente las primeras.

En lo que respecta a su tamaño y abundancia, el Traful, sobre todo en su sector inferior es un río pletórico de peces pequeños, siendo destacable la ausencia de peces de tamaño intermedio (500 grs. y 1 Kg.) y con interesantes posibilidades de dar con grandes truchas, especialmente Marrones, de más de 3 Kgs. o 4 Kgs., sobre todo en el sector privado. En cuanto al Salmón Encerrado, las posibilidades más serias de cobrarlo, se sitúan entre finales de marzo y mediados de abril, donde los reproductores bajan del lago para cumplir su ciclo vital en el río. El peso con el que ingresan, oscilan entre 1,5 Kgs. y 3,5 Kgs., siendo el promedio de alrededor de 2,5 Kgs.. Las áreas más rendidoras son los sectores más cercanos a la boca del río, mientras que en el sector público, las posibilidades de capturas son más bajas y representados por peces de menor tamaño.

Técnicas de pesca y equipamiento.

Fly Cast:

La técnica más efectiva para este río, por su conformación, es la práctica con streamers y en menor medida, ninfas y secas. Los modelos más rendidores son aquellos Bucktails para aguas rápidas, como Mickey Finn, Black Noce Dace o Blonde, atadas en anzuelos N° 4 al N° 10. Los streamers de pluma tipo Marobou Muddler y Wolly Buggers en los mismos tamaños, accionados en los pozones más profundos con líneas tipo Teeny, son la propuesta más sólida para la captura de las mejores truchas. La caña más apropiada es un N° 5 ó N° 6 de 8,5 a 9 pies. También rinde bien la utilización de ninfas, tales como la Jabalí, Montana Stone, AP Black y Stones en general, atadas en anzuelos N° 8 al N° 14.

Fuente: Guía de Pesca Andino Patagónica
Autores: Escrito por Diego Flores.
www.diegoflores.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *